sábado, 25 de marzo de 2017

DOBLE ENGAÑO






El mismo día, ese primer día de feria en la caseta "Los geranios" Marta y yo conocimos a Alberto: era un chico alegre, guapo y con un cuerpo de esos que son elegidos para ser fotografiados en los anuncios de eslix.  
Ellos dos no tardaron mucho en empezar una relación y hacerse novios, ante mi gran frustración en aquel momento, por no haber sido yo la elegida por Alberto.
Y llegó el gran día. La boda estaba prevista para las doce del mediodía y todo estaba dispuesto para el gran acontecimiento. Media hora antes de las doce Marta me llamó por telefono angustiada y muy nerviosa y con voz entrecortada me dijo... por favor amiga puedes ir a la iglesia, por favor y decirle a Alberto que lo siento, que no me puedo casar con él porque estoy enamorada de otro hombre.
Así lo haré, no te preocupes le contesté. Pero antes quiero que sepas una cosa para que te quedes tranquila. Alberto y yo llevamos un año viviendo una gran pasión a escondidas y estamos muy enamorados. Y por supuesto, con lo que te acabo de contar deducirás que él no piensa ir a la iglesia, y mucho menos casarse contigo ya que él ya estaba enterado de la relación que tu mantenías con esa otra persona, de la que dices estar tan enamorada.
Deseo que seas muy feliz, tanto como yo lo soy ahora por este doble engaño.
Creado por: Maruja J. Galeote.


 

martes, 21 de marzo de 2017

JAMÁS PENSE


Jamás pensé que llegaríamos a ese punto, cuando lo vi entrar en la cafetería con aquella rubia despampanante con alto tacones y vestido de longaniza. El al verme allí sentada no se sorprendió y se dirigió hasta donde me encontraba, con la cara más dura que una piedra y en tono sarcástico me dijo: Esta que ves aquí es la chica que te han dicho las malas lenguas del pueblo. Salgo con ella desde hace más de año, si no estás conforme eso es lo que hay.
Nunca te pedí nada, pues como tú te encargabas de repetirme siempre, que nunca me habías querido que yo no merecía tu cariño, pero aún así tuviste la cobardía de casarte conmigo. Pues bien, aun así, te voy hacer como regalo para tu próxima boda con esta rubia, te regalo la prueba de paternidad de mi hijo Gabriel, para que sufras cada uno de los días que te queden de vida, sabiendo que tú no eres su padre.
 


UN PAQUETE SOSPECHOSO




No ere lo habitual que transportará paquetes tan grande en mi camión, pero ese día mi jefe me llamo al móvil para que de inmediato me personará en su casa.


Al ver el paquete me hizo sospechar, era una caja de madera de dos metros de larga por sesenta centímetros de ancha de dónde salía un fuete hedor muy desagradable.

--Ayúdame a sacar esto de aquí y a montarlo en el camión. Hay que tener mucho cuidado para que no lo pueda ver nadie.

 Al subir a la cabina del camión mi jefe se acercó y me dijo.

---Esta cárgala la llevas a la puerta del cementerio y la deja allí. Ese es su destino.



viernes, 17 de febrero de 2017

MALA EXPERIENCIA




Recuerdo que hace algunos años, estando en Valencia, allá por los años sesenta, fui con mi prima y con otras amigas a una fiesta, al piso de una de las compañeras. Nunca había montado en un ascensor, era la primera vez. En el ascensor ponía "MÁXIMO cuatro personas", y nos montamos cinco. 
- Pone que solo pueden montar cinco personas... - comenté dirigiéndome a una de las chicas.
- No va a pasar nada. - respondió.
Pero aquel ascensor arcaico no fue capaz ni subir hasta el primero. Nos quedamos atrapadas entre el bajo y el primer piso. Dos de las chicas tenían claustrofobia  y comenzaron a gritar como locas, a mí me dio un ataque de pánico y a la vez empecé a reír como una  histérica. Una de las chicas que vivían en el edificio subió andando, llamó a todas las puertas y no encontró a ninguna persona que tuviera las llaves para abrir el ascensor,  (serían las 12:30 de la madrugada). Al final nos abrieron y tuvimos que salir trepando hasta el rellano del primer piso.  Una de las puertas se abrió y una señora salió vociferando con la bata y con rulos puestos en la cabeza, se quitó una de las zapatillas y nos la tiro y gritando nos dijo:
¿Es que no sabéis que no se pueden meter cinco personas. Yo os había dejado encerradas toda la noche.
Me mudé hace diez años a un edificio de doce  plantas. Vivo en el décimo piso y nunca me he subido en el ascensor, siempre subo andando.

jueves, 2 de febrero de 2017

HAIKU


Niño descalzo
camina por la vida,
sin ataduras.

martes, 6 de diciembre de 2016

DECEPCIONADA



En el dormitorio en penumbras como era su costumbre Maruja empezó a desnudarse, no le hacía falta encender la luz para saber el lugar exacto donde colgar cada camisa, cada falda y cada chaqueta. Ella se vestía y desvestía a tientas con la tenue luz del pasillo, le era suficiente.
De memoria se maquillaba; la sombra de ojos, el perfilado labial y un poco de colorete en los pómulos; hacia tantos años que practicaba el mismo ritual que para ella no era necesario tener que mirarse al espejo. Aunque en varias ocasiones alguna amiga le había recriminado algún contorno mal perfilado.
¿Qué sabrán ellas? Pura envidia.
Tan solo en alguna ocasión cuando pasaba por delante del espejo de pasillo se erguía y estiraba la falta para alisar alguna posible arruga. Se sentía elegante y feliz. Esa noche se encontraba más cansada que de costumbre, pero medio desnuda aún tuvo fuerzas para dar unos pasos de baile frente al espejo. Al entrar su marido en el dormitorio encendió la luz y se vio como en realidad era. Triste, abatida y decepcionada cayó sobre la cama.
Mañana quitas el espejo del armario no me gusta lo que veo en él Manolo.
Se le vinieron encima como un mazazo sus casi recién cumplidos ochenta años.