sábado, 29 de noviembre de 2014

MI MAMA ME REGALO UN MARUMITO.


Ayer fue mi octavo cumpleaños. Como somos tan pobres y no tenemos dinero, mi mamá me regalo un marumito. Cuando salí al patio y vi mi regalo, me enganché a su cuello y la cubrí de besos. No pude contener la emoción.
Allí estaba. Era el regalo más bonito que yo había visto jamás colgando de un árbol. El asiento era dorado y sujeto con dos guirnaldas de  flores. Subí a mi marumito y me agarré con fuerza, empecé a columpiarme primero muy despacio y luego más y más  de prisa… La brisa mecía  mi largo pelo y acariciaba mis mejillas encendidas por la excitación. En esos instantes me sentí como una princesa sentada en su trono.



Creado por Maruja. J. Galeote.

2 comentarios:

AMBAR dijo...

Ciertos que en nuestra infacia, los regalos no eran tantos, tan regularmente, ni tan caros como los de hoy.
Pero eran más agradecidos, usados y apreciados que hoy.
Precioso ese columpio.
Un abrazo
Ambar.

La casita de Maria Nancy dijo...

Hola Maruja, encantada de conocerte...este relato me trajo recuerdos de la infancia y una hermosa nostalgia por esa tierna etapa en que solo pensábamos en jugar y nuestro destino era un misterio, gracias por tu bella entrada, hasta pronto!!!