sábado, 23 de febrero de 2013

EL VIENTO


Él es consciente de que su aspecto es invisible, sabe que nadie lo puede  aprehender ni manipular, pero sí sentir; además, sabe de su poderosa fuerza y en otras ocasiones, de su delicada  suavidad. Puede lograr si se lo propone, balancear las doradas y frágiles espigas del trigal y mover las hojas de los árboles con infinita delicadeza y  suavidad.  Puede  provocar gigantescas olas en el mar y hundir grandes barcos que se creen indestructibles, derribar gigantescos edificios. Nada puede interponerse ante él…
Sabe muy bien  su gran poder para hacer el mal si está enfurecido, puede originar grandes tempestades  y causar grandes catástrofes  para los humanos.
¿Dónde está el espíritu del céfiro que  hace girar la veleta e indicar su camino?

9 comentarios:

Cecy dijo...

Buena pregunta, para meditar.
Su poder natural, donde vemos reflejada lo bueno que puede ser o destructivo. Pero responde a su naturaleza, y a los estímulos por el mal uso.

Que paradoja, verdad?

Un abrazo y buen fin de semana.

Rafael dijo...

Es que así es el viento y juega con ventaja.
Un abrazo en la tarde.

TriniReina dijo...

Pues sí que es poderoso. Pero, hay veces que sus aires son deliciosos.Como el mar, sí, tal como el mar.

Buenos aires nos saluden.

Un abrazo

Isabel Martínez Barquero dijo...

Para mí es bien molesto, la verdad, y este año está siendo rico en ventoleras.
Un abrazo, querida Maruja.

Magda dijo...

Para mi en particular es bastante molesto de verdad y si es fuerte me da pánico.
Pasa que el juega con ventaja, buena pregunta.
Un abrazo y feliz domingo.

Rosario dijo...

Hola Maruja: "el viento" es tan molesto, este año es ventoso.
Dios te bendiga.
Un abrazo.

La abuela frescotona dijo...

no imaginas amiga lo poderoso que se torna por estos parajes últimamente, mas que molesto es peligroso, saludos

Mª Teresa Martín González dijo...

Muy lindo Maruja.¿Quién puede contra el viento?

Aprovecho para decirte que tienes un premio que creo que te mereces por tu blog que espero pases a recogerlo y sea de tu agrado http://elvuelodealasnegras.blogspot.com.es/2013/02/un-premio-para-mi-blog.html

Un abrazo.

Julie Sopetrán dijo...

A mi me encanta el viento, tal vez porque soy un signo de aire, pero me parece fascinante. Me ha encanta leerte, Maruja. Besos.