sábado, 16 de septiembre de 2017

SIN REPROCHES



Ayer al ver a una de mis mejores amigas llora le pregunte. ¿Por qué loras? Fue su callada por respuesta. Yo sin ella responder, yo, lo sabía. Y me pregunto con infinito dolor  y tristeza.  Porqué un hijo no tiene cinco minutos para dedicárselos a una madre, cuando ella ha tenido y seguirá teniendo toda su vida dedicada a él. Un mensaje triste pero real.


1 comentario:

Rafael dijo...

Es cierto, por desgracia.
Un abrazo.