miércoles, 10 de febrero de 2016

SIN UN ADIOS






Voló su alma un domingo de invierno. A esa hora en que la tarde abraza la noche, se marcho sin más, sin un lamento sin un suspiro, sin ni siquiera poder despedirse de sus seres queridos a los que tanto amaba. Ella fue mi amiga, compañera, que aún estando lejos, compartíamos un mismo deseo la ilusión por la escritura, poder escribir todo aquello que sentíamos con palabras  dentro de nuestra alma ,  fue ella, con sus bellos relatos y poesías la que despertó en mí el amor por la escritura. Ya nunca podre agradecértelo una vez más, y lo siento. Pero haya donde estés escribe tus poesías con pluma de  ángel, lo que sientas, lo que añores de tu estancia en la tierra, escribe de ellos de esos angelitos como tu solías llamarlos en vez de por sus nombres.
Tu, mi querida amiga fuiste una gran mujer esposa y madrer ejemplar.
Te recordaremos siempre por tu buen hacer mientras estuviste entre nosotros,



2 comentarios:

Marcos dijo...

Ahora tú has de al escribir seguir su legado, seguro que te acompaña mientras escribes...

Rafael dijo...

Bonito recuerdo el que dejas en tus letras.
Un abrazo.