viernes, 2 de octubre de 2015

“TERROR BAJO LAS SABANAS”

Una de las noches, como tantas otras, al salir de trabajar de la fábrica de papel, Isabel emprendió el camino en solitario por la Rambla de las Brujas hasta su casa. El viento bajaba de Sierra Nevada, clavándole puñales de frio en su débil cuerpo.
Al llegar, Isabel quedó fascinada, y saltó de alegría al comprobar que, él, (su marido) no se encontrara en casa. Ese ser malvado que cada noche dormía junto a ella con un cuchillo bajo la almohada, como lobo que acecha a su presa.

Pasado un largo tiempo y después de dar miles de vueltas en la cama, cuando la noche paladeaba el alba, lo  consiguió, y se quedó profundamente dormida. Sin embargo, las fuertes pisadas por el largo pasillo le hicieron sospechar lo peor.  Isabel se embutió bajo las sábanas de la cama aterrorizada. No se movió, aguantó la respiración y metió la cabeza bajo la almohada; aún así, no dejaba de sentir a su marido gritando e insultando, dando fuertes patadas en la puerta. Cerró con fuerza los párpados, y apretó la manos hasta clavarse las uñas en las palmas. Un líquido caliente e incontrolado se deslizó por entre las piernas de Isabel mojando la cama. En ese instante  recordó lo que había oído aquella tarde a una de sus compañeras: — ¿Sabéis que ha llegado a Motril  un sicario procedente de los países del este?— Pronto acabaría para Isabel su terrorífico  calvario. 
Creado por Maruja. J. Galeote.

2 comentarios:

Marcos dijo...

No puedo concebir que todavía hayan mujeres que se acuestan aterradas, necesitan todo nuestro apoyo, para que vivan plenamente.

Maruja dijo...

Es triste pero por desgracia siguen esistiendo esos seres malvados,para desgracia de algunas mujeres. Un abrazo.