jueves, 12 de septiembre de 2013

VOY A DECIRTE


Voy a decirte qué es lo que me ocurre esos días en los que tanto te echo de menos, tengo  deseos de coger el teléfono, llamar, escuchar al otro lado del hilo telefónico tu dulce voz y preguntar y saber qué fue lo que pasó entre nosotras: cuál fue el motivo de nuestro distanciamiento,  me pregunto cada día sin encontrar una respuesta que pueda disipar mis dudas y temores.
Nuestra amistad fue muy profunda para mí, pero tú ni lo sabías, ni siquiera entiendes hoy mis palabras, porque yo solo fui  para tí  un capricho de verano, una compañera con la que ir a la playa y por las noches, de copas.

No ha sido la distancia la que nos ha separado, sino el miedo a lo desconocido…

5 comentarios:

Isabel Martínez Barquero dijo...

Qué triste es sentirse utilizada, Maruja. Lo describes de maravilla en este texto, sin tapujos. ¡Me ha gustado!
Un beso enorme.

Mª Teresa Martín González dijo...

Es precioso el sentimiento que has expuesto con tus palabras. Un abrazo.

Alís dijo...

Uno no debe quedarse con las dudas. Debemos expresar lo que sentimos buscando las respuestas que necesitamos. Si éstas no son las que esperábamos, podremos quedar tranquilos sabiendo que hicimos lo que correspondía.
Los amigos que decepcionan es porque nunca han sido amigos y no merecen nuestra pena.

Un beso

PEPE LASALA dijo...

Me ha gustado la historia Maruja, porque dejas abierto el final para que cada uno lo acabe como desee. Un fuerte abrazo y feliz fin de semana amiga.

PEPE LASALA dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.