domingo, 20 de enero de 2013

LA HORMIGA EXPLORADORA



Con las antenas alerta me desvió del grupo para atrapar con la mandíbula una cáscara de pipa que está a escasos centímetros de donde me encuentro.
Sorteando los obstáculos que se abren en mi recorrido, logro evitar sin no poco esfuerzo, que un enorme zapato marrón aplastare mi minúsculo cuerpo. Conseguido el objetivo de dejar la carga en el agujero, salgo a investigar la cocina y a ver si puedo encontrar algo para comer.
El mármol de la encimera está  cubierto por una capa de pequeñas partículas de pan, chorizo y otros nutrientesAlguien ha dejado el tarro de la miel destapado, ¡¡¡Aleluya!!! Ha llegado la  hora de saciar el hambre que me ha acompañado durante todo el día.
Escalo con suma dificultad el pegajoso vidrio  hasta  llegar al borde, inclino la cabeza, estiro las antenas con deleite. Por el peso de la cabeza caigo al vacío quedando atrapada dentro del viscoso manjar. Una señora ha entrado vociferando, por el estado en que se encuentra la cocina, de un manotazo tapa el tarro.
 ¡¡¡ No puedo salir!!! Grito desesperada, sin qué nadie me oiga.
Afortunadamente, Paula, se despertó, sólo era una pesadilla

8 comentarios:

ROSA MORA MARTIN dijo...

Maruja me encanta tu hormiga exploradora y me encanta tener amigas como tu con tanta imaginación un besito. Rosa

PEPE LASALA dijo...

Una agridulce pesadilla Maruja, pero menos mal que era un sueño. Me ha gustado mucho. Un fuerte abrazo y feliz fin de semana.

TriniReina dijo...

Una pesadilla pegajosa:)
Muy bueno

Besos

Isabel Martínez Barquero dijo...

Qué bueno, Maruja, me ha encantado.
Un cuento muy simpático, y realmente bien montado y contado. Te felicito.
Un abrazo.

Mª Teresa Martín González dijo...

Bueno, una forma muy dulce de quedar atrapada, jeje. Un buen cuento, como siempre, Maruja.

Un abrazo.

Sin pelas y a lo loco dijo...

¡Qué creativos son los sueños de Paula! tiene talento, como su abuela. Un besote

La Gata Coqueta dijo...



Me gustaría ser una gota de lluvia,
Para nacer al borde de unos bellos ojos
derramarme por la luz de las mejillas
y romperme en la silueta de los labios,
para iluminarte con una sonrisa cada mañana.

¡¡Un feliz y radiante fin de semana te deseo!!

Aquí me quedo encantada de la vida!!

Atte.
María Del Carmen


Beatriz Salas dijo...

UUUFFFFF, qué susto!!! Me gusta tu hormiga y no soportaba pensar que se ahogaría en tanta miel!
Un abrazooo