domingo, 23 de enero de 2011

LAS TAPAS.



La visita a Granada nunca será completa si no se llega a practicar en sus bares y tascas el “tapeo granadino”, en el que variadas y suculentas tapas son regaladas con la consumición, que suele ser una caña de cerveza o un chato de vino. En esta particular muestra de cultura gastronómica es normalmente el propio tabernero quien escoge la tapa, y el cliente acepta la elección con sumo respeto. Y es que ir de tapeo con los amigos es una de las costumbres más arraigadas en la capital granadina.


4 comentarios:

Magda dijo...

Qué ricas están para comérselas, se abre el apetito de verlas. Besos.

Otra vez a viajar al olvido dijo...

Cuanta razón tenes! Estuve en España presentando mi novela, Detrás de las sonrisas. Estuve dos días en Granada, fue lo último del viaje y me sorprendieron las tapas, a todo el mundo le cuento lo mismo, en Granada solo debes pedir cerveza y ya con eso puedes cenar y alorzar con las tapas que acompañana a las cervezas, hermoso, espero regresar este año a por las tapas de Granada...

ANTONIA RODRIGUEZ dijo...

MARUJA,¡¡¡que tapas!!! y aun no he cenado.Tú y tus diabluras.LLevo un tiempo muy atareada,y no os visito como quisiera,pero hoy he tenido un respiro y estoy como un pavo real. Un gran abrazo ANTOÑITA.

Nieves Moreno dijo...

Hola Maruja, estamos totalmente de acuerdo, algo tipíco en Granada son las tapas, ricas y variadas, además el ambiente cordial que gira entorno a esta cultura arraigada en nuerta tierra, para el disfrutar en buena compañia, despues de visitar alguno de sus monumentos o pasear por la ciudad.
Un beso Nieves.