domingo, 10 de noviembre de 2013

UN ENCUENTRO INESPERADO

Sí era ella, Laura mi vecina del 5º, me sorprendí al verla hacia ya muchos años que no nos habíamos visto, justo desde que pasó lo de su marido conmigo. Seguía igual de pija y estirada… pero bastante 

más gorda y con  el pelo plateado No me lo podía creer, era ella esperaba su turno
 para facturar las dos maletas: una roja y otra azul. Esperé paciente a que terminara el papeleo para saludarla.
Al darse la vuelta para dirigirse a la sala de embarque la abordé.
—Hola Laura. Cómo estas, cuánto tiempo sin vernos, cómo me alegro de verte. Ella me miró asombrada con cara de espanto, tras sus enormes ojos saltones.
— ¿Es que no te acuerdas de mí?—le dije en tono sarcástico.
—Pues la verdad es que no… hace tantos años que nos marchamos los niños y yo a la Argentina, que de aquí, recuerdo muy poco.
Sí mujer, soy Julia tu vecina del 4º, la pelirroja, la que masticaba chicle todo el día y ponía la  radio a todo volumen. ¿No te acuerdas?  La que se fue de crucero con tu marido cuando te abandonó a ti y a los niños…



8 comentarios:

Isabel Martínez Barquero dijo...

Fuerte, Maruja, pero me gusta. Los relatos breves han de ser como los buenos cafés: cortos y cargados.
Con el final has conseguido ese giro que despierta la sonrisa.
Un beso.

Rafael dijo...

Pues sí que es una manera de saludar de nuevo. (Me hizo sonreír)
Un abrazo.

Marisa dijo...

Después de la última explicación, creo que seguiría sin ninguna ganas de conocerla ni haberla conocido...
Aunque el tema es duro, me ha hecho sonreír por la espontaneidad con que lo has tratado.

Saludos, Maruja.

Alís dijo...

Wow!! Y encima enrostrándoselo. Eso es mala leche.
No me extraña que no recuerde. Hay episodios y personas que, si uno se lo propone (y es sano hacerlo), se borran para siempre de la memoria.

Muy bueno

Un beso

Magda Contreras dijo...

Muy bueno tu relato, pero con un mucho de mala leche. Enhorabuena.
Un abrazo amiga.

TriniReina dijo...

Cruel. Una vecina cruel.
En este caso olvidó antes la ofendida que la infractora. Así de caprichoso es el olvido.

Abrazos

Magda Contreras dijo...

Hola amiga tienes un regalo en mi blogs, te pasa y lo recoges y si te gusta.
Un abrazo

PEPE LASALA dijo...

Jajajaja. Maruja, ese final no me lo esperaba, pero cuánto arte tienes, me ha encantado. Un fuerte abrazo y feliz fin de semana amiga.