lunes, 18 de marzo de 2013

YO…EL TREN



La primera vez que salí de la factoría para realizar mi primer viaje me causó una gran conmoción. Nunca podré olvidar aquella mañana gris del mes de Enero. Parada en el andén observé cómo el viento helado movía los papeles del suelo del andén, y podía oír el cimbrear de la techumbre de uralita que cubría el caduco tejado. Sentí un leve movimiento al  engancharme los dos vagones de mercancías y los tres de pasajeros.
Arranqué lentamente para proseguir cada vez más rápido, veloz como una fuerte ráfaga de viento, me sentí rodar sobre las vías que se abrían ante mí, esperando mi ataque. Comencé  a expulsar grandes bocanadas de humo negro, y, con gran fuerza,  las dirigí hacia los árboles cercanos que se alinean a un lado y otro de la vía.
Entre jadeos insistentes dejaba oír mi silbato anunciando mi próxima llegada a la estación. Mis frenos chirriaron, y saltaron miles de chispas resplandecientes de entre las ruedas haciendo un ruido infernal: me paré en seco. Para que los pasajeros bajasen.
Ese es mi cometido, trasladar a las gentes que buscan llegar a su destino.



12 comentarios:

Asun dijo...

Bonito punto de vista, el viaje narrado por la locomotora, me parece muy original y podría ser el primero de una serie de relatos, los de los viajes de este tren.
Me ha gustado mucho, felicidades.

ASun.

Abuela Ciber dijo...

Me encantan los trenes !!!!!!

Cariños

Campanilla dijo...

Muy bonito y original Maruja¡¡¡¡ A mi lo que no me gusta nada son las estaciones, me huelen a despedida. Besitos alados.

Magda dijo...

Felicidades muy bien narrado, me gustó este viaje.
UN ABRAZO AMIGA.

Rafael dijo...

Bonito relato narrado en la primera persona de la locomotora.
Un abrazo en la tarde.

ana dijo...

Me encanta viajar en tren y disfrutar de los paisajes que tan bonitos que tenemos a lo largo y ancho de nuestra geografía. Muy buena definición del trabajo del tren, es como si hablara.

Besicos.

coreaalsina dijo...

Amiga muy bueno, y as visto como ya pongo mi afotito y todo jajaja.

La Gata Coqueta dijo...



He estado ausente unos cuantos días y el motivo es visible en los blogs…

El paso de los días se van sucediendo y las heridas abiertas van al encuentro de los medios para ser cicatrizadas, más nunca olvidadas.

Intento que todo vuelva a la normalidad, pero no puedo ocultar que dentro de mí algo se ha roto dejando un enorme vacío.

Pero como soy por instinto optimista reanudo las visitas a este tu maravilloso espacio de luz, donde me has tendido las manos continuamente, brindándome el cariño y la mesura de las palabras, que yo siempre he valorado y apreciado, más allá del tiempo y los sentimientos…

¡¡Y ante todo, te doy las gracias en gran medida por ayudarme a continuar el camino!!

Un beso con dulzura

Y un abrazo con ternura.

Atte.
María Del Carmen



La abuela frescotona dijo...

lindo homenaje a un servicio devaluado en nuestro pais y tan útil y de pintorescos recorridos por el interior de las provincias, saludos querida amiga

La Gata Coqueta dijo...



Hoy han caído perlas de rocío en la ventana de la esperanza,

Esas perlas son la salud, la paz, el amor y la felicidad

Y quisiera contigo y mi cariño compartirlas…

Para disfrutar del fin semana en armonía y con alegría!!

❤ ♫ ❤ ♫ ❤ ♫ ❤

Atte.
María Del Carmen


TriniReina dijo...

Un cometido de lo más encomiable:)
¡Viajeros al tren!

Saludos

ROSA MORA MARTIN dijo...

Hola Maruja, me encantan tus relatos, este es muy origina, un abrazo guapa