viernes, 18 de junio de 2010

EL JARDÍN MULTICOLOR














Érase una vez un jardín donde todas las flores eran de color rojo brillante. Había flores grandes, pequeñas, altas, bajitas. Un día de otoño, hacía un fuerte viento y las flores tenían que agarrarse unas a otras, para que el viento no se las llevara. Cuando el viento dejó de soplar, una de las flores descubrió algo en el suelo del jardín; era una pequeña semilla negra con forma de estrella.
—¿Que será?, se preguntaban unas a otras. La única forma de salvarlo es esperar a que crezca, dijo la flor más vieja. Cuando llegó la primavera, la pequeña plantita empezó a estirarse para ver el sol… Las flores rojas estaban muy preocupadas, pues no sabían que tipo de planta era, tenían miedo de que fueran malas hierbas y perjudicara el jardín.
Un día, al despertar las flores rojas, descubrieron que la planta tenía una gran bola con pétalos, rojo, amarillo, verde y azul…. Las flores rojas, se quedaron con la “boca abierta”: nunca habían visto una flor de tantos colores.
— Pero tú, ¿qué clase de planta eres?
—Soy una flor—respondió.
— Las flores son rojas — todas somos rojas.
—Es cierto, todas sois rojas en este jardín, pero de donde yo vengo, las flores son de todos los colores.
La flor dejó caer sus semillas en la tierra, pasó el invierno y volvió la primavera. Las nuevas flores comenzaron a brotar. — ¿Cómo serán?— se preguntaban ---¿Serán rojas como nosotras, o de muchos colores?
Al abrirse, empezaron a aparecer flores amarillas, verdes, blancas, azules… Todas las flores se pusieron muy contentas, su jardín ya no era de un solo color, era un jardín multicolor.

2 comentarios:

ANTONIA RODRIGUEZ dijo...

H ola Maruja, precioso tu jardín multicolor, como todo lo que escribes. Al leer los relatos del libro que nos regalaron el martes,desde que comence por la primera página supe que eras la autora. Tienes la gran suerte de enganchar al que te lee.
Que no se te hagan monotonos los fines de semana,escribeeeeeeee
por fa...Que tú puedes hacerlo bien.
Un abrazo, ANTOÑITA.

TriniReina dijo...

Ahora ya era un jardín de verdad. Como debe de ser. Un arco iris floral.

En la variedad está el placer.

Saludos