sábado, 29 de noviembre de 2008

LA IDEA DE KRIS


Kris siente como correr el sudor frío por todo su cuerpo; con las manos intenta apartar las lágrimas que se deslizan incesantes por sus mejillas.

Con infinita dificultad, exhausta, sin fuerzas, intenta abrir el cajón de la vieja cómoda de madera. Tantea con los dedos hasta llegar a toparse con el frío metal de la pequeña arma plateada, que ocultada y olvidada llevaba años en el fondo del cajón.

Le tiemblan las piernas, se da cuenta que no podrá sostenerse en pies, que caerá al suelo de un momento a otro. Sin aliento, subió los empinados escalones uno tras otro hasta llegar al segundo piso. Sólo tiene una idea en la cabeza que la está consumiendo, acabar para siempre con la vida de aquel individuo,dañino y mal nacido que tanto daño y sufrimiento le ha causado a su pequeña.

Al abrir la puerta, lo encontró frente a ella, desafiante, agresivo, con los ojos inyectados en sangre, como un felino encerrado en una la jaula…

Kris aterrada, maltrecha y sin aliento, metió la mano en el bolsillo de la bata de flores: boom, boom, boom…

Tras los fuertes impacto, un profundo silencio inundó la inhóspita habitación…

sábado, 22 de noviembre de 2008

LA VIUDA


Estremecida y maltrecha por el dolor, seco mis lágrimas con rabia e impotencia, no consigo dejar de pensar, que te casaste conmigo, porque otra no quiso hacerlo, yo, cuidaba a los niños, te hacía la cena y limpiaba tus zapatos.

Nunca me agasajaste con una flor, no recibí de tus manos una sola caricia de ternura, esas caricias que tanto anhelaba, en aquellas noches interminables en soledad. Yo que tanto te amé, siempre en silencio, ni una sola queja salió de mis callados labios, ¡luché tanto por conseguir tu amor! hoy que ya no me puedes responder, te pregunto.

¿Quién era yo para ti, hiciste que me sintiera viva alguna vez?