viernes, 28 de abril de 2017

MI CIUDAD DENTRO DE CIEN AÑOS




La vega, la vega de Motril donde hace cien años lucían con todo su esplendor aguacates, cañas de azúcar y frondosos árboles de chirimoyos. Hoy se ha convertido en un lujoso barrio de gigantescos rascacielos de apartamentos, giratorios, revestidos de acero y cristal por donde  dejan  entran los rayos del Sol. En la periferia de la ciudad redes interminables de Autopistas por donde los coches circulan a gran velocidad, abastecidos con energía solar. Los drones  trabajan sin descanso, día y noche para controlar a los ciudadanos para que no se escape nadie sin declarar Hacienda, y además son los encargados de dirigir el tráfico con seguridad. Algunos motrileños tienen sus viviendas en grandes burbujas de cristal dentro del mar, son las más comunes, para así, poder disfrutar del silencio y la tranquilidad. El centro histórico  y la mayor parte de la ciudad se han convertido en grandes extensiones de zonas verdes y grandiosos centros deportivos, ya que hoy el culto al cuerpo es el principal objetivo para los ciudadanos motrileños.
Creado por: Maruja. J. Galeote.



2 comentarios:

©Laura Caro dijo...

Da un poco de miedo...
Besos.

Rafael Humberto Lizarazo dijo...

Mientras sea para bien y la naturaleza salga beneficiada me parece interesante una ciudad así de futurista.

Abrazos.