martes, 6 de diciembre de 2016

DECEPCIONADA



En el dormitorio en penumbras como era su costumbre Maruja empezó a desnudarse, no le hacía falta encender la luz para saber el lugar exacto donde colgar cada camisa, cada falda y cada chaqueta. Ella se vestía y desvestía a tientas con la tenue luz del pasillo, le era suficiente.
De memoria se maquillaba; la sombra de ojos, el perfilado labial y un poco de colorete en los pómulos; hacia tantos años que practicaba el mismo ritual que para ella no era necesario tener que mirarse al espejo. Aunque en varias ocasiones alguna amiga le había recriminado algún contorno mal perfilado.
¿Qué sabrán ellas? Pura envidia.
Tan solo en alguna ocasión cuando pasaba por delante del espejo de pasillo se erguía y estiraba la falta para alisar alguna posible arruga. Se sentía elegante y feliz. Esa noche se encontraba más cansada que de costumbre, pero medio desnuda aún tuvo fuerzas para dar unos pasos de baile frente al espejo. Al entrar su marido en el dormitorio encendió la luz y se vio como en realidad era. Triste, abatida y decepcionada cayó sobre la cama.
Mañana quitas el espejo del armario no me gusta lo que veo en él Manolo.
Se le vinieron encima como un mazazo sus casi recién cumplidos ochenta años.
 


2 comentarios:

Rafael dijo...

Muchas veces vemos un espejismo de la propia realidad.
Un abrazo.

Mª Teresa Martín González dijo...

Para qué tener espejos si como realmente somos es como nos sentimos. Precioso Maruja.