sábado, 6 de febrero de 2016

YA ERA TARDE PARA ELLA









Ya era tarde para volver atrás. Ahora ella estaba allí como cada tarde rodeada de todas aquellas ancianas, en aquella tétrica  residencia, sentada en aquel extraño salón en penumbras; iluminado por un débil rayo de luz que se colaba por la estrecha ventana que daba al patio, intentando recomponer en su memoria los hechos que le sucedieron para encontrarse allí en aquel lugar perdido en medio de la nada,  dónde nadie iba a visitarla.

Les tenía pánico a  esos deshumanizados enfermeros que le inyectaban cada seis horas y la forzaban a comer esa papilla amarillenta y pastosa que sabía a medicamentos y que tanto le asqueaba. No podía aguantar por más tiempo en ese horrible lugar.

No sabía ni cómo ni cuándo, pero alguna tarde de algún domingo se quedaría sola en el patio, cogería el autobús y se marcharía a su casa. Esperó y esperó…pero  ese ansiado día jamás llegó.

Creado por: Maruja. J. Galeote.




 

 












 


 

1 comentario:

Rafael dijo...

Para pensar un poquito en esta imagen.
Un abrazo.