miércoles, 28 de octubre de 2015

ELLA ES...


Sembrar mi vida junto a ti, 
Recordar tu rostro en madrugada
Cantar cada día al sol dorado
Mirarte en la luna enamorada.


Creado por: Maruja. J. Galeote.

viernes, 2 de octubre de 2015

“EL PUEBLO SIRIO”

Cómo poder expresar con pocas palabras la barbarie que están  cometiendo en el pueblo Sirio. Lo que siento dentro de mi alma cuando salen esas imágenes desgarradoras,  todas las noticias de los medios de comunicación. Hechos y situaciones dolorosas que me rompen el corazón.  Niños cruzando barrera de espino, otros llorando de hambre en brazos de sus padres, padres y madres sin saber a dónde ir. Terrible estampa cuando esos niños son introducidos, entre la multitud, por la ventanilla de un tren que no va a ninguna parte.
Hace años, en los años de posguerra de nuestro país se vivieron situaciones parecidas. No lo olvidemos.

Espero y deseo que pronto termine este conflicto por el bien de todo el pueblo sirio.


Creado por Maruja. J. Galeote.

¿POR QUÉ ME GUSTA ESCRIBIR?

¿Por qué me gusta escribir?
¡Buena pregunta! Al escribir tengo la posibilidad de poder expresar mis más íntimos sentimientos, ilusiones y deseo. Cuando escribo salgo, me transformo, y me meto de lleno en el relato que estoy creando. Intento darle vida a lo que escribo. Me pongo a escribir y me olvido de todo lo que pasa a mí alrededor. Más de una vez se me ha quemado la comida  que tenía en la lumbre. Al terminar algunos de los trabajos, me siento orgullosa de ellos. Creo que se me da bien, aunque no siempre las cosas salen como una desearía. Lo único que sé es que siempre lo hago con mucho esfuerzo, paciencia y tesón.


Creado por Maruja. J. Galeote.

“TERROR BAJO LAS SABANAS”

Una de las noches, como tantas otras, al salir de trabajar de la fábrica de papel, Isabel emprendió el camino en solitario por la Rambla de las Brujas hasta su casa. El viento bajaba de Sierra Nevada, clavándole puñales de frio en su débil cuerpo.
Al llegar, Isabel quedó fascinada, y saltó de alegría al comprobar que, él, (su marido) no se encontrara en casa. Ese ser malvado que cada noche dormía junto a ella con un cuchillo bajo la almohada, como lobo que acecha a su presa.

Pasado un largo tiempo y después de dar miles de vueltas en la cama, cuando la noche paladeaba el alba, lo  consiguió, y se quedó profundamente dormida. Sin embargo, las fuertes pisadas por el largo pasillo le hicieron sospechar lo peor.  Isabel se embutió bajo las sábanas de la cama aterrorizada. No se movió, aguantó la respiración y metió la cabeza bajo la almohada; aún así, no dejaba de sentir a su marido gritando e insultando, dando fuertes patadas en la puerta. Cerró con fuerza los párpados, y apretó la manos hasta clavarse las uñas en las palmas. Un líquido caliente e incontrolado se deslizó por entre las piernas de Isabel mojando la cama. En ese instante  recordó lo que había oído aquella tarde a una de sus compañeras: — ¿Sabéis que ha llegado a Motril  un sicario procedente de los países del este?— Pronto acabaría para Isabel su terrorífico  calvario. 
Creado por Maruja. J. Galeote.