miércoles, 29 de abril de 2015

"EL HOYO NEGRO"

Cierto atardecer en el cielo apareció una perforación ante mí. No es lo mismo que rumoreen a tus espaldas  a que lo veas en puro directo. Al ver la escena no me lo podía creer. Ella tan mística y recatada. En ese mismo momento se me desgarró el corazón en mil pedazos. La luz de la alborada ilumino la escena de dos seres opuestos atrayéndose: mi dulce mujer, y aquel chulo grosero del vecino de  la casa de enfrente, de largas patilla y torso de  gladiador, ese que posee un radio de persuasión tal que una tras otra, las mujeres del  pueblo han ido cayendo rendidas ante él como si fuera un hoyo negro y profundo del cual fuera imposible escapar. Al final yo tampoco pude resistirme y caí…

Tuve que asesinarle: ¡era tan atractivo el condenado! 
Creado por Maruja. J. Galeote.

2 comentarios:

Rafael dijo...

Pudo ser un sueño.
Un abrazo.

Maruja dijo...

Amigo más que un sueño una horrible pesadilla.