martes, 23 de diciembre de 2014

jueves, 11 de diciembre de 2014

“RECUERDOS”



Recuerdo esa  estación, donde tantas veces vi a mi padre salvando las vías... con su traje azul oscuro y su gorra con el icono de “RENFE” bordado en rojo. Su trabajo consistía en dirigir la maniobra, cambiar los vagones de vias para poder engancharlos a los de pasajeros y a la máquina de vapor para recorrer bellos pueblos y ciudades.
Lo más duro para él era cuando tenía que trabajar los días de fiestas: esos días de Semana Santa y Navidad, y los turnos de noche,  teniendo que soportar horas y horas al intemperie, muchas veces mojado y otras con frío y viento. Mi padre amaba su trabajo y nunca se quejo de ello...
Yo de pequeña, siempre soñaba montar a uno de esos trenes para poder recorrer los pueblos y ciudades de España.




sábado, 6 de diciembre de 2014

“EL OCASO DE LA VIDA”

Cada mañana al amanecer el viejo maestro sale de la residencia y sube a un vagón del metro, viaja hasta el mediodía sin hacer trasbordo en ninguna estación. No va a ninguna parte. Con el rostro pegado a la ventanilla sólo ve negrura, sombras que pasan fugaces ante él. Sueña que se halla en el patio de su antigua escuela rodeado de niños jugando y árboles desnudos. A veces, algún viajero se sienta a su lado y le mira, con la misma mirada de asombro que le miraban, hace algunas décadas sus pequeños alumnos. Unas lágrimas de alegría inundan sus cansados ojos al recordar esa inolvidable etapa de su vida. Cada mañana bajo tierra, este viejo profesor se encuentra con la luz al salir del túnel.