domingo, 12 de mayo de 2013

EL TIEMPO PERDIDO


Ve en su reloj que son las cinco. Se sienta en un banco del parque que se encuentra alejado del griterío de los niños. Se pone de pie y se sienta de inmediato.  Comienza a dar vueltas a un sobre blanco con un sello en una esquina que se ha sacado del bolsillo trasero. No sabe qué hacer con él,  por más que lo mira y remira no se decide  a abrirlo.

Hoy no ha cogido el periódico para leerlo como hacía cada mañana, no llamó al perro vagabundo para acariciar su desnutrido y delgado lomo que receloso lo mira de lejos con infinito desconsuelo, ni fue al centro de mayores a jugar al dominó con sus fieles compañeros de batalla, como tenía por costumbre. Aquellos que lo apoyaron incondicionalmente cuando ella lo dejó para siempre. Ha pasado el tiempo sin ni siquiera darse cuenta. Mira el reloj y ya son las siete.





6 comentarios:

Cecy dijo...

Quizás no sea tiempo perdido, su dolor a pesar del tiempo a veces lo abraza y necesita estar con el mismo.

Un abrazo :)

Rafael dijo...

Así podemos contemplar a muchas personas cercanas y queridas.
Un abrazo.

ana dijo...

Como dice la canción de el "último de la fila" nunca el tiempo es perdido,
es sólo un recodo más en nuestra ilusión ávida de cariño
nunca el tiempo es perdido.

Besicos.

TriniReina dijo...

Y continúa perdido entre la duda. En si abrir o no abrir esa carta que quizá le de esperanza o lo desesperance más si cabe.

Es tan triste la soledad en la vejez...

Besos

La Gata Coqueta dijo...



La vida no es solo respirar y alimentarse es algo más, como compartir sentimientos que genera la amistad como lo estamos haciendo en este momento.
En el que yo te felicito por la ternura que hay en cada una de las palabras expuestas en tus textos, sean poéticos, de vivencias o cualquier otro contenido con tan excelsa exquisitez, para deleite del pensamiento.

Feliz y agradable fin de semana, para ti y familia!!

Un abrazo
y un te aprecio
más allá del tiempo y la distancia.

Atte.
María Del Carmen


PEPE LASALA dijo...

El final me ha emocionado Maruja, transmite mucho tu escrito. pero, ¿y si ella vuelve? No hay que perder la esperanza. Un fuerte abrazo y feliz fin de semana amiga.