domingo, 28 de abril de 2013

SALIR A CAMINAR




Si salgo por  la mañana, por la tarde a medio día o al anochecer, a  todas horas del día está allí en la calle, sentada en el banco de madera que está situado  frente a mí casa: es una mujer de edad indefinida que peina canas y lleva dentadura postiza. Siempre que entro o salgo del portal me observa sin pestañear en su mirada puedo adivinar sus sórdidos y oscuros pensamientos…
 “Es que es muy mayor para llevar la ropa tan corta, ajustada y con tanto escote. Es que parece una  “pilingui”. No se mira al espejo antes de salir a la calle. No se da cuenta de la edad que tiene la señora.  Seguro que aún tiene las camas sin hacer, los platos sin fregar y no ha planchado la ropa.¡¡¡Si es que se pasa el día en la calle con el bolso colgado…comprando trapitos y gastando dinero sin ningún control Con razón dicen que el marido la ha dejado por otra.”



6 comentarios:

Magda dijo...

MUY BUENO AMIGA.
Te felicito por tu relato breve.
Un abrazo.

Rafael dijo...

Casos parecidos, supongo, que todos conocemos.
Un abrazo.

TriniReina dijo...

Una está desnuda ante las criticas:)
"Dios nos libre de quién nos acecha"...
Me gusta tu relato.

Besos

Marian dijo...

PRECIOSO!!! Que gran persona eres.
Dios te bendiga guapa.Un abrazo.

ana dijo...

Tiene la mentalidad de los tiempos de Franco, pero ni caso, ya sabes aquellos de "ladran, luego cabalgamos".

Besicos.

Sin pelas y a lo loco dijo...

Corto y audaz, me ha gustado amiga. Por cierto, Nahim y yo ya nos hemos mudado a vivir a Sevilla, así que cuando vengas a tu tierra no te olvides de hacernos una visitilla! Un beso. Elena