viernes, 13 de enero de 2012

"AMAR SIN RAZÓN"

Él estaba allí, reclinado sobre una fascinante motocicleta, con su cabello negro engominado peinado hacia atrás, sus ojos verdes, la fina camisa de seda desprendida de sus pectorales hiperbólicos, deslumbrante, como un valiente gladiador en plena contienda. Sus labios entreabiertos, rojos e insinuantes llamaban a más, mucho más, como queriendo gritar su fuego interno, pero permanecían inmóviles, estáticos…
Ella lo veía a diario, cada mañana, él siempre estaba allí, en la misma postura, en el mismo lugar, arrogante, seductor, atractivo...Al principio solo lo contemplaba unos minutos para luego continuar su camino; pero, poco a poco se fue atreviendo a pronunciar alguna palabra en voz baja, casi imperceptible, como una plegaria.
—Hola amor mío. ¿Cómo estás?  ¡Qué guapo eres! “Hasta mañana” pues sabía que al día siguiente él permanecería allí.
Alguna vez hasta se animó a soñar con él. Lo encontraba en otro lugar y en otra circunstancia; entonces, se atrevía a acercarse a él, intentaría seducirlo y lo invitaría a soñar juntos tantas cosas… Imaginaba sus besos y  sus manos recorriendo su cuerpo desnudo. Pero pronto debía volver a su mundo, a su rutina diaria, debía seguir camino a su trabajo conformándose con verlo cada mañana en ese cartel publicitario de prendas de lencería masculina.
Creado por: Maruja


10 comentarios:

Mari Carmen dijo...

Jo cielo, qué bonito escrito que has hecho. Recuerdo en mis tiempos de moza como me enamoraban las novelas y relatos así. Gracias por recordármelo con este precioso escrito.
Un fuerte abrazo y que tengas un excelente fin de semana cielo

Mª Teresa Martín González dijo...

Soñar es gratis y enriquece el alma. Muy bueno el escrito y sobre todo la sorpresa del final. Me encanta. Por cierto, si tienes más relatos así ¡¡¡¡ponlos, que a las románticas nos encantan!!!!

Un abrazo.

Isabel Martínez Barquero dijo...

¿Por qué no amarlo si le hace tanto bien?
Más vale amar que quedarse seca por dentro.
Un abrazo, Maruja.

Cecy dijo...

Quien sabe si una de esas mañanas no se sale del cartel, total por soñar?

Un abrazo

Campanilla dijo...

Qué bonito Maruja... cuánto me gusta a mi soñar también. Eres un cielo y además muy romántica como yo. Besos.

Magda dijo...

Hola Maruja, estás muy romántica.
Muy bonito relato, soñar es gratis, el final muy bueno.
Besos.

Beatriz Salas dijo...

Me ha parecido muy tierno... muy bonito y me has hecho recordar que yo tengo un amigo maravilloso que se enamoró de un actor de cine francés. Tenía todo de él y un día, cuando llegué a su casa a tomar un cafelito ¡zas! lo tenía en su pared. Se lo había traído de una parada de autobus! Estaba tan feliz, tanto, que ni le reproché la fechoría.
Un fuerte abrazo mi querida Maruja.

PEPE LASALA dijo...

Precioso escrito Maruja, y el final me ha encantado. Un fuerte abrazo desde el blog de la Tertulia Cofrade Cruz Arbórea. http://tertuliacofradecruzarborea.blogspot.com/

MIMOSA dijo...

¿Y por qué no soñar cuando los sueños nos son gratos y nos mantienen con vida? Mientras no nos hagan daño, es bello sentir ese amor deseado.

Besos!

Rosario dijo...

Hola Maruja: que bonita entrada,gracias por compartirla.
Un abrazo.