domingo, 20 de noviembre de 2011

EL AMIGO IMAGINARIO

Cuando tenía diez años, recuerdo con tristeza no haber tenido muchos amigos, así que me inventé un amigo que siempre estaba a mi lado, jugábamos, reíamos y subíamos a la casita del árbol que había en el jardín. Al darse cuenta mis padres de este grave problema, decidieron  llevarme a un psicólogo.
Recuerdo que a mi amigo no le gustó el psicólogo, y a mí me dio mucho miedo: era muy alto, delgado, con poco pelo y gafas oscuras.
El psicólogo me preguntó.
— ¿Por qué hablas a solas?
—Yo, no estoy solo. Bien, bien, — ¿Con quién hablas?
—Con mi amigo. Y. ¿Dónde está tu amigo?
—Justo detrás de usted.
El psicólogo miró detrás de él, y dijo:
—Yo no veo a nadie.
Esto hizo enojar a mi amigo. No le gustó lo que había dicho, y se puso muy furioso
La semana siguiente llaman a casa, para decirle a mi madre que habían encontrado al  doctor tirado en el suelo de la consulta desangrado. Alguien lo había asesinado cortándole la lengua.
Pocos días después de este trágico suceso,  mi  amigo desapareció de mi vida para siempre.
Creado por: Maruja.

lunes, 7 de noviembre de 2011

DÍA DE FIESTA

Esta mañana, siete de Octubre, el paseo marítimo de Salobreña es un ir y venir de carretas engalanadas con flores y volantes de lunares verdes, rojos, amarillos…hoy es el día de la virgen del Rosario.
Delante de donde me encuentro, se ha parado una de las carrozas. En la parte trasera lleva atado un pequeño y desvalido perro, que muestra signos de desnutrición y agotamiento; le sangran las patas traseras, saca una y otra vez la lengua como una seca y rasposa cuerda de esparto. El alma se me ha encogido ante semejante escena; miro a mi alrededor y no veo a ningún policía, para poder denunciar un hecho tan triste y denigrante. No sé qué hacer, semejante hecho me ha amargado el día. Y se me han quitado las ganas de fiesta. Me armo de valor y sin pensarlo dos veces, me dirijo al hombre de largas barbas, que corta jamón en la carroza rodeado de moscas. Muy  indignada y conteniendo mi  rabia, le digo mostrando toda mi ira:
—Podría soltar al pobre perro, y  atar la pata del jamón a la cuerda y así poder pasear las moscas…¡¡

sábado, 5 de noviembre de 2011

MIGUELITO Y LA MARIPOSA

Era una tarde del mes de Marzo." Ha llegado la primavera." En el monte empiezan a florecer los romeros, lavanda, zahareña, manzanilla… Todas las plantas en general. La vida en el campo surge con alegría.
Miguelito salió de paseo con sus padres por el parque. Estaba todo lleno de rosales y flores que brotan de mil colores.
Miguelito se paro delante de un rosal y mirando muy atento, le dijo a su padre:
-Papá,  papá. Mira lo que hay parada en esa flor, es una mariposa, cógela papá yo la quiero.
Su padre sin pensarlo, se acerco al rosal y cogiendo la mariposa por las alas, se la entregó al niño que siguió sujetándola por las alas, la miraba y miraba sin descanso. Era preciosa, tenía unos colores vivos, se confundían con las rosas.
 Miguelito cuando se canso de mirarla la soltó para que volara pero la mariposa cayó al suelo, ya no podía volar, su manto aterciopelado que cubría sus alas se había quedado en los dedos del niño y la mariposa ya no pudo volar.
Con toda su inocencia él la había matado.
 Creado por Pilar Martínez.