sábado, 5 de noviembre de 2011

MIGUELITO Y LA MARIPOSA

Era una tarde del mes de Marzo." Ha llegado la primavera." En el monte empiezan a florecer los romeros, lavanda, zahareña, manzanilla… Todas las plantas en general. La vida en el campo surge con alegría.
Miguelito salió de paseo con sus padres por el parque. Estaba todo lleno de rosales y flores que brotan de mil colores.
Miguelito se paro delante de un rosal y mirando muy atento, le dijo a su padre:
-Papá,  papá. Mira lo que hay parada en esa flor, es una mariposa, cógela papá yo la quiero.
Su padre sin pensarlo, se acerco al rosal y cogiendo la mariposa por las alas, se la entregó al niño que siguió sujetándola por las alas, la miraba y miraba sin descanso. Era preciosa, tenía unos colores vivos, se confundían con las rosas.
 Miguelito cuando se canso de mirarla la soltó para que volara pero la mariposa cayó al suelo, ya no podía volar, su manto aterciopelado que cubría sus alas se había quedado en los dedos del niño y la mariposa ya no pudo volar.
Con toda su inocencia él la había matado.
 Creado por Pilar Martínez.

3 comentarios:

Magda dijo...

Muy lindo relato.
Muy tierna,con mucha sensibilidad.
A veces sin querer hacemos mucho daño.
Besos preciosa.

Rosario dijo...

Hola Maruja: bonito relato, gracias por compartirlo.
Un abrazo.

PEPE LASALA dijo...

Precioso Maruja, es muy bonito y me ha encantado leerlo. Enhorabuena. Un fuerte abrazo desde el blog de la Tertulia Cofrade Cruz Arbórea. http://tertuliacofradecruzarborea.blogspot.com/