martes, 28 de septiembre de 2010

CARTA PARA UN AMIGO


"Copiado de una amiga"

Si muero antes que tú, hazme un favor:
Llora cuanto quieras, pero no te enojes con Dios por haberme llevado.
Si no quieres llorar, no llores.
Si no logras llorar no te preocupes.
Si quieres reír, ríe.
Si algunos amigos te cuentan algo de mí,
óyelos y cree lo que digan.
Si me elogian demasiado, corrige la exageración.
Si me critican demasiado, defiéndeme.
Si quieren hacerme un santo, sólo porque he muerto,
di que yo tenía algo de santo, pero estaba lejos de ser el santo que pintan.
Si quieren hacerme un demonio, muestra que yo tal vez tuve algo de demonio,pero toda la vida procuré ser bueno y buen amigo.
Si intentan canonizarme di que yo nunca quise ser incensado en vida.
Si hablan más de mí que de Cristo llámales la atención.
Si sientes tristeza y deseas rezar por mí puedes hacerlo, pues quizá necesite tu oración. Si quieres hablar conmigo, habla con Jesús y yo lo escucharé.
Espero estar con Él lo suficiente,para continuar siendo útil para ti donde estés.
Y si quieres escribir algo sobre mí, di sólo una frase:
¡Fue amigo, creyó en mí y me quiso para Dios!
¡Era una flecha que vivía apuntando en dirección a Dios!
Ahí, entonces, derrama una lágrima.
Yo no estaré presente para enjugarla,pero no hace falta, pues otros amigos lo harán en mi lugar.
Y viéndome bien sustituido, iré a atender mi nueva tarea en el Cielo.
Pero de vez en cuando, da una escapadita hacia Dios; no me verás, pero yo estaré muy feliz viéndote a ti mirar hacia El.
Y cuando llegue para ti la hora de ir a ver al Padre, ahí donde nadie puede separarnos, viviremos la amistad que aquí nos preparó para El.
¿Crees en estas cosas?
Entonces, reza para que vivamos como quien sabe que va a morir un día y que muramos como quien supo vivir bien.
La amistad sólo tiene sentido si hace el cielo más cercano y si aquí inaugura su comienzo.
Ser tu amigo, ya era un pedazo de Cielo.

jueves, 23 de septiembre de 2010

MALDITA NOCHE



Quedó, como todos los días, con su amiga Marta para ir a hacer footing por el paseo que va del pueblo hasta la playa. La estuvo esperando más de una hora, pero fue inútil, no acudió a la cita, así que se dispuso a emprender la marcha, con pereza y desgana; no le gustaba ir sola a esa hora de la tarde. El paseo se encontraba desierto, silencioso, sólo el revoloteo de los pájaros entre los árboles rompía el mutismo, los débiles rayos del sol del atardecer caían apagados envolviendo con su tenue luz los cañaverales; como rejas de una cárcel que se alinean a uno y otro del paseo, los bancos de madera estáticos, recién pintados de blanco, incitando al descanso al caminante. El aire era calentón a esa hora de la tarde del mes de septiembre, la brisa le lamía la piel como la lengua rasposa de un gato; corría, corría, sin parar, percibiendo cómo los tenis golpeaban el firme suelo del paseo.
Sentía que alguien corría tras ella, al mismo ritmo; intuía que podía ser su amiga Marta, que al no encontrarla en el lugar acordado, había salido a ver si la veía. Se encontraba tan cerca, tan cerca que podía escuchar su respiración jadeante pegada a su oído.
Se paró bruscamente: ¡No, no era ella!, algo metálico y frío le apuntaba en la espalda. Se encontraba paralizada y aterrorizada, al advertir el pinchazo del frío metal cada vez con más fuerza. Sentía el calor de unas gotas de sangre deslizarse por su espalda.

No paraba de blasfemar mientras la insultaba y gritaba sin parar. De prisa, de prisa, entra en el cañaveral. No tuvo tiempo de reaccionar, muy asustada obedeció la orden sin rechistar, temblando de miedo como un “corderillo que no tiene escapatoria”. De un fuerte empujón cayó al suelo, cubierto por el fango y rodeada por las altas cañas: se sintió morir, le tapó la cabeza con un apestoso trapo y siguió apuntándole con el cuello, quedó paralizada por unos momentos, no podía articular una sola palabra, sentía la boca seca y con un sabor amargo como la hiel. El cuerpo del hombre mojado por el sudor que manaba de su cuerpo de hipopótamo, se apretaba contra ella: mojándole, pechos, muslos y vientre. Luchó desesperadamente con las manos, las piernas, y con todo su ser, intentó librarse de él con todas sus fuerzas pero fue inútil, no dejaba ni por un instante de apuntarla con el frío metal.

Por unos segundos separó el pesado y pegajoso cuerpo de ella y con gran dificultad logró liberarse de él, e intentó levantarse, pero volvió a caer en el blando suelo; se arrastró sin apenas fuerzas hasta poder llegar al solitario paseo. En cuanto se pudo rehacer, corrió despavorida: mojada, sucia, dolorida y terriblemente asustada. Cubierta por las tenebrosas sombras de la noche.

Dentro de ella guardará para siempre grabado a fuego en su piel, el terror de aquella horrible noche del mes de Septiembre.


sábado, 18 de septiembre de 2010

LA MEDALLA




No me digas que me quite esta vieja medalla, la que mi madre guardó durante años; viéndola, la recuerdo a ella, lo que una noche fría de invierno me dijo entre jadeos rotos.

—Ya me voy de este mundo inhóspito e ingrato, las piernas ya no resisten, mis cabellos están blancos, el corazón tengo roto, por muy hondos desengaños. Me voy, y sólo te dejo esta pobre y desgastada medalla, la que guardé con amor entre mis callados llantos.

No me digas que me quite, la medalla de mi madre.

EL BLOG


GRACIAS POR VUESTROS COMENTARIOS.

domingo, 12 de septiembre de 2010

MADRE



Hoy madre he vuelto a recordar.
Que el regalo más hermoso que una madre da: amor, ternura…
Una madre siempre espera tu regreso, nunca se cansa de esperar.
Hoy madre he vuelto a recordar, que el tiempo me alejó de ti sin piedad.
Cuantas cosas dije, y no dije… madre antes de marchar.
Hoy he vuelto al hogar donde tú ya no estás, tus besos, caricias…y tú forma de amar.
Que sólo yo puedo recordar.
A mí madre, a ese estrella que nunca se va apagar.

miércoles, 8 de septiembre de 2010

LA CIDAD DE LA LUZ




Sevilla es la ciudad de los Imperios (el romano, el español…como un modelo a imitar. ¡ES ÚNICA!
Sevilla posee un importante patrimonio cultural y artístico el que podemos diferencial edificios de distintas categorías: palacios, casas palacios, hospitales, universidad…Es una de las ciudades de Andalucía con más iglesias y conventos. Debemos destacar los museos y sus puentes que tanto la caracterizan.
Sevilla es una ciudad de contrastes, sobre todo es una ciudad ideal: no tienes más que visitar el típico barrio de Santa Cruz en primavera, pasear por sus estrechas calles y contemplar con deleite los frondosos naranjos en flor, y llenar los sentidos con su fragancia.

Ay, calles de Sevilla,
y abril que canta
en azahares verdes
con flores blancas.

jueves, 2 de septiembre de 2010

LOS CALCETÍNES VERDES


“María ha perdido unos calcetines verde” no lo encuentra en ninguna
parte, los ha buscado debajo de la cama, en la lavadora y en el
congelador del frigorífico, ¿Dónde puede haber ido lo dichosos
calcetines? se pregunta María, angustiada.
Tiene que llevar la ropa limpia a su señora, esta tarde, y no sabe cómo se lo explicará para que no se enoje, eran sus calcetines preferidos. Se pondrá furiosa cuando lo sepa, se los trajo el señorito Ramón cuando volvió de China.
María no lo piensa dos veces, coge unos calcetines verdes de su hijo pequeño los dobla cuidadosamente y los coloca en la bolsa de la ropa limpia.
Al llegar, la señora revisa la ropa.
—María, que les ha pasado a mis calcetines verdes? —pregunta la mujer muy alterada.
—No sé señora, habrán encogido un poco— responde María, poniendo cara de asombro.