viernes, 5 de noviembre de 2010

EL SUEÑO DE UNA MONJA


Se sentía muy cansada, había tenido un día agotador de idas y venidas por los largos pasillos del convento. El sol agonizaba a esa hora de la tarde; ya ninguna de las hermanas deambulaba por los recovecos del convento. Todas se hallan recogidas en sus celdas. La pequeña celda se encuentra silenciosa, en penumbras, iluminada por un escaso rayo de luz que entra por las rendijas de la estrecha ventana que se posa sobre crucifijo de madera, que preside el oscuro cabecero de la cama. Tiritando de frío, se pone el ajado camisón de muselina morena.
Arrodillada: a los pies de su cama reza con devoción sus oraciones nocturnas. De un salto se mete en el estrecho catre y tan solo unos minutos más tarde se queda profundamente dormida.
Despacio y sin hacer el más mínimo ruido abre la puerta de la celda y sale al jardín del convento, está sola, rodeada de altos muros de piedra rojiza, que se le vienen encima aplastándola por las sombras de la noche. No podía correr; sus plantas parecían estar atornilladas al áspero suelo, un sudor frío le cala hasta lo más profundo de sus jóvenes huesos. El largo camisón de muselina se pega a sus húmedos muslos como una lapa, frenando la angustiosa huida.
Sin pensarlo, de un tirón se despoja del húmedo camisón y corre despavorida por entre los altos árboles y frondosos arbustos que rodean el tétrico jardín.
Una lejana y melodiosa voz llega a sus oídos desconcertándola: “Elena, Elena. Era él, que se acerca cauteloso hasta ella. Puede escuchar su jadeante respiración pegada a su oído y el acelerado galopar de su corazón. Se siente sin fuerzas abandonada a su suerte, unas fuertes manos acarician su inmaculado cuerpo y sus desnudos pechos. El tiempo se detiene por unos instantes… una salvaje y depravada pasión recorre todos los sentidos de la joven. La vida es un sueño. Si te despiertas cierra los ojos y vuelve a soñar.

3 comentarios:

ANTONIA RODRIGUEZ dijo...

Maruja,tu relato está para enmarcarlo y asi poderlo leer muchas veces. ¡¡¡PERCIOSO!!!
Un gran abrazo. ANTOÑITA.

Nieves Moreno dijo...

Hola Maruja " IMPRESIONANTE" no tengo palabras para este relato, para mi son (OBRAS DE ARTE).
Áimo y gracias por dejarnos compartir esas marvillas que tienes en tu mente.
Besos Nieves.

MAGDA CONTRERAS dijo...

Hola Maruja, tu relato está como dice ANTONIA para ponerle un marco, los "sueños, sueños son".Besos.