lunes, 4 de febrero de 2008

UN DÍA SIN EL PROFE


Hace una fría tarde, el sol tímido hace su presencia al paso de las negras nubes. No tengo ganas de ir al colegio, más sin pensarlo, cojo la cartera, me calzo los zapatos y me pongo en marcha.
Al llegar compruebo que no ha venido el profesor ha darnos las clases, en su lugar las dará la profesora Patricia, que es un encanto.

No hay comentarios: