jueves, 29 de noviembre de 2007

MIRADA DE AMOR


Te miro a hurtadillas: queriendo no encontrar ningún sentimiento de angustia o malestar en tu interior. Mirándote quisiera entrar dentro de ti y adivinar como te encuentras si estas triste o abatida.

— ¿Que te preocupa, mi niña? — quisiera saber y no me atrevo a preguntar... podría no gustarme la respuesta y partirme el corazón en pedazos.

Te miro cuando caminas hacia el trabajo, al gimnasio y cuando estas ayudando a hacer los deberes a tus hijas con infinita paciencia; esos dos seres que Dios puso en tu vida para llenarla de gran amor.

—¡Cuánto te quiero mí niña! —No concibo la vida sin que estés a mi lado y poder verte cada día.

No hay comentarios: